miércoles, 1 de abril de 2009

SUPERARSE

Hace diez años murió Gregorio Cárdenas Hernández, un mexicano q

Hace diez años murió Gregorio Cárdenas Hernández, un mexicano que en 1942, cuando tenía 26 años, mató a cuatro mujeres y las enterró en el jardín de su casa en un período de veinte días. Su caso sacudió a la sociedad mexicana, siendo conocido como “el estrangulador de Tacuba” (Tacuba es un barrio de Ciudad de México). Pasó treinta y cinco años en la cárcel, donde se licenció en derecho y se graduó con honores. Durante ese tiempo se dedicó a lograr la revisión de casos, sacar de la cárcel a inocentes, libertades condicionales, etc. Además escribió varios libros, se casó y tuvo dos hijos. Tras cumplir su condena montó un despacho legal y siguió ejerciendo la abogacía, trabajando por lo que pudieran pagarles los clientes. Apelando al surrealismo, en una reunión plenaria llegó a ser homenajeado y ovacionado por los diputados y senadores mejicanos.

En la película “Grandes esperanzas”, Gwylneth Paltrow dice: “Somos quienes somos. Las personas no cambian”. Que se lo digan a Gregorio Cárdenas. Tiempo después, le preguntaron por el motivo de aquellos crímenes. Respondió que cuando los cometió era otra persona.

Al mexicano lo examinaron unos cincuenta médicos. Unos diagnosticaron esquizofrenia, otros paranoia, otros diferentes tipos de epilepsia... La conducta humana, el cerebro, sigue siendo un misterio. Sabemos que una parte de nuestro comportamiento está determinada genéticamente, otra parte es producto del ambiente y la cultura en la que nacemos, y luego está lo que decidimos hacer con todo eso. Jean-Paul Sartre afirmó: “Lo importante no es lo que me han hecho, sino lo que hago con lo que me han hecho”.

Cuando alguien excusa su conducta diciendo: “yo soy así”, sospecho que simplemente no tiene ningún interés en cambiarla. Porque siempre hay posibilidades, siempre hay caminos, siempre hay esperanza. El potencial humano es infinito. Hay bailarines con una pierna amputada, paralíticos que dan la vuelta al mundo, sordociegos con carreras universitarias... hace poco vi a hombre sin brazos que tocaba la guitarra con los pies. ¿Quiénes somos nosotros para ponernos límites? Los obstáculos estan para vencerlos.


2 comentarios:

cristina dijo...

SIMPLEMENTE DECIRTE QUE ESTAS ÚLTIMAS REFLEXIONES ME HAN PARECIDO ESPLÉNDIDAS.SON FRASES, PALABRAS QUE A VECES UNA LAS PIENSA Y LEYÉNDOLAS ME DOY CUENTA DE LO PRESENTES QUE PUEDEN ESTAR EN MI MENTE Y QUE POR DEJADEZ, MIEDOS O PEREZA LAS VOY DEJANDO DE LADO.TUS REFLEXIONES ,A VECES, FUNCIONAN EN MÍ COMO ECOS DE MIS PROPIOS PENSAMIENTOS,.PIENSO QUE LOS OBSTÁCULOS DE LA VIDA SON OPORTUNIDADES PARA SABER SI UNA VEZ TRAS OTRA HEMOS SIDO CAPACES DE APRENDER LA LECCIÓN QUE SUPONE VIVIR.

COSA APARTE:ESTA SEMANA SANTA, POR FIN,HE PODIDO RESPIRAR LOS AIRES DEL SUR.
BESOS.CRIS.

Alberto dijo...

Hola Cris. Que mis palabras te aporten algo significa que vas por el buen camino, je je.
Ya en serio: me alegro de que tu alma esté lo suficientemente despierta como para apreciar lo que escribo. Gracias por expresármelo.
Besos.