viernes, 15 de mayo de 2009

SER FUERTE

El cómico José Luis Coll escribió: “Yo creo que un hombre aguanta más de lo que nadie puede imaginar. Hasta que un día se harta de aguantar y dice: ¡esto se acabó! Y sigue aguantando.” Y es que la capacidad de sufrimiento es insondable. En varias ocasiones a lo largo de mi vida llegué a pensar que no podía sufrir más de lo que lo estaba haciendo, y siempre me equivoqué. Hay un dicho que reza: “que Dios no te mande todo lo que eres capaz de soportar”.

Es en la desgracia donde se pone a prueba nuestra fortaleza. Cuando los buenos tiempos se prolongan, podemos llegar a pensar que hemos superado aquel dolor, o que ya no volveremos a tropezar en aquel obstáculo, que tenemos el control de nuestra vida... hasta que caemos. Entonces comprobamos que no éramos tan fuertes como creíamos. Creo que fue Nietzsche quien dijo que lo que no te mata te hace más fuerte. Eso depende de superas el obstáculo o te limitas a atravesarlo. En el primer caso aprendes algo valioso y el recuerdo del dolor se vuelve inofensivo. En el segundo sigues siendo el que eras, pero más débil, porque el dolor vuelve cada vez que lo recuerdas.

¿Pero qué es ser fuerte? ¿el que nunca cae, o el que cae mil veces y mil veces se levanta? Porque una persona puede haber llevado una vida sin grandes contratiempos, pero le ocurre una desgracia y se tira por un balcón, mientras que otra persona puede haber tenido una vida llena de dolores y amarguras y a pesar de ello seguir aguantando.

Recuerdo una vez que hablaba con una mujer con tendencia a la inestabilidad emocional. La ansiedad era algo corriente en su vida, y me dijo: “no sé por qué soy así, mira mi marido, él nunca se deprime, es tan fuerte...” Al poco rato recibió una llamada. Tras colgar me dijo: “era mi marido, no sabes lo celoso que es, me llama desde el trabajo a cada rato”. Me pregunté quién era más fuerte de los dos.

Yo diría que ser fuerte consiste en tener un cierto conocimiento sobre uno mismo, una percepción sana de la realidad, sin prejuicios ni ideas irracionales, y recursos suficientes para afrontar los obstáculos que se pongan por delante.

6 comentarios:

cristina dijo...

hola alberto, yo creo que fuerte es la persona que pese al miedo que le producen los cambios de la vida es capaz de dar el paso hacia ellos. es capaz de respirar sus miedos y enfrentarse a ellos.
la capacidad de pese a notar inseguridad para dar ciertos pasos en la vida los sigue dando igual.
Fuerte es tambien la persona que reconoce no ser fuerte.

Alberto dijo...

Hola Cris. Para mí la persona que describes (alguien que se enfrenta a sus miedos) sería una persona valiente, que no tiene por qué ser fuerte. Sin embargo, una persona fuerte sí me parece que ser acerca más a la valentía.

Gracias por participar.

cristina dijo...

¿no es fuerte la persona que se enfrenta a sus miedos? pienso que las dos definiciones se mezclan mucho ..y no te sabría decir cual va primera y cual es la más importante..creo que las dos se complementan y no concibo una sin la otra.
hasta otra,
un placer, como siempre, saber de ti

Alberto dijo...

Cris, una persona puede enfrentarse a sus miedos, pero pasarlo fatal durante la experiencia y continuar traumatizada. Sin embargo la persona fuerte se enfrenta a sus miedos y procesa la experiencia de manera constructiva, de manera que sale reforzada. Para mí la fortaleza implica valentía, pero no necesariamente al revés. Por mi parte te deseo que seas fuerte, valiente... y que sigas participando en mi blog.

Gracias.

Andrea dijo...

hola a mi me parece bien lo q dice alberto, igual no entiendo q es la valentia o la fortaleza, yo se q cuando atraviezo un cambio quedo debastada en mi vida cambios de creciemiento, novios, facultad, cuando me dejan o cuando tengo q hacer algo q no me gusta me estreso mucho y me paralizo es horriblee... a veces creo q no soy fuerte pero si valiente, besos, Susana

Andrea dijo...

hola me llamo susana pero mi hermana tiene la cuenta en google besos y buena suerte Susana